Vas a un restaurante casero, pides un platillo que se te antoja en ese momento, y cuando lo pruebas resulta que el sabor te resulta familiar, como si ya lo hubieras probado antes. Esa sazón es muy similar a la que saboreabas al ir donde tu abuelita.

Y es que resulta que hay un restaurante en Nueva York llamado Enoteca María, el cual te ofrece esta experiencia. Desde hace algunos años, el restaurante dejó de contratar a chefs experimentados y lo apostó todo a un concepto casero con comida que preparan las abuelitas.

Jody Scaravella, el dueño, indicó que se le ocurrió esta idea después de haber perdido a su abuela, madre, y hermana. De alguna manera estaba buscando llenar el vacío que dejaron ellas en su vida.

Colocó un anuncio en el periódico indicando que buscaba a amas de casa italianas para que cocinaran platos regionales. Con el paso del tiempo, se juntaron muchas abuelas de diferentes nacionalidades (venezolanas, turcas, francesas, nigerianas, polacas, ecuatorianas, sirias, etc.).

¿Te gustaría probar la comida de Enoteca María?

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.