Las belugas son mamíferos extremadamente sociables que viven, cazan y migran juntas. Además, son bastante juguetonas y suelen perseguirse unas a otras por diversión.

Un grupo de pescadores de Noruega descubrió una beluga blanca que merodeaba entre sus barcos y que llevaba adosado un extraño arnés. El llamativo correaje hizo levantar sospechas entre expertos marinos de que pudiera haber recibido entrenamiento militar por parte de Rusia para emplearla como espía. De hecho, en el interior del arnés aparecían las palabras «Equipamiento de San Petersburgo».

La fama repentina del animal ha provocado que muchos turistas se acerquen a los fiordos de la ciudad de Hammerfest para observarlo. Un chica llamada Ina Masika y algunas amigas paseaban por la zona para intentar ver a la beluga. «Olvidé cerrar el bolsillo de mi chaqueta y mi teléfono se cayó al agua», explica la joven.

Lo que no esperaba es que el animal se zambullera en el mar de Noruega y, minutos después, regresara con el móvil en la boca.

La llamativa escena fue grabada y subida a Instagram por Isa Opdahl, una de las amigas que acompañaban a Masika.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.