Iker Casillas ha sufrido un infarto de miocardio durante el entrenamiento del Oporto, según medios portugueses. El portero tuvo que ser hospitalizado, pero se encuentra fuera de peligro. Se le ha realizado un cateterismo y está ingresado en el hospital esperando su mejoría.

El portero, a punto de cumplir 38 años, se sintió mal durante el entrenamiento del equipo y habría sufrido esta dolencia.

«La sesión de trabajo fue rápidamente interrumpida para ser prestada asistencia al portero del FC Porto, que se encuentra actualmente en el Hospital CUF Porto. Casillas está bien, estable y con el problema del corazón resuelto», ha asegurado el club en el comunicado.

Los medios de información en Portugal aseguran que no volverá a jugar en lo que resta de la temporada.
Esto a raíz que el cardiólogo le recomendara alejarse de las canchas.


Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.