Jacinda Ardern, la primera ministra de Nueva Zelanda, ha informado que a partir de abril, las armas semiautomáticas de estilo militar y fusiles de asalto serán prohibidas tras la muerte de 50 personas en el atentado de Christchurch.

«El 15 de marzo nuestra historia cambió para siempre. Ahora, nuestras leyes también lo harán. Estamos anunciando acciones hoy en nombre de todos los neozelandeses para fortalecer nuestras leyes de armas y hacer de nuestro país un lugar más seguro», confirmo Ardern.

La primera ministra también informó que además de las armas, quedarán prohibidas todas las partes que se utilizan para armarlas.

La nueva ley entrará en vigor el próximo 11 de abril y se establecerá un sistema en el cual el Gobierno pagará a los dueños por la entrega de las armas prohibidas. Se ha afirmado que el Gobierno se gastará alrededor de 200 millones de dólares australianos.

Por todo lo anterior se ha anunciado que el próximo tramo de reformas incluirá el registro y la licencia de armas de fuego.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.