El monte Everest presenta ahora un paisaje desolador, en el que se encuentran tiendas de acampar, material de escalada, botellas de oxígeno vacías e incluso excrementos, en lugar de una zona brillante de nieve.

Cientos de turistas que han llegado a este lugar, han dejado su huella por donde van. Según Pemba Dorje Sherpa, un guía nepalés que coronó 18 veces el Everest, el lugar se convirtió en algo realmente ‘Repugnante, una monstruosidad. La montaña esta transportando toneladas de desechos’.

Se estima que más de 300 cuerpos de alpinistas aún están bajo el hielo que cubre el llamado techo del planeta, reflejó hoy el periódico The Himalayan Times.

Por todo esto Nepal alista una campaña de limpieza del Monte Everest durante esta temporada, en un intento por mantener libre de basura la montaña más alta del mundo.

La iniciativa planeada por agencias estatales y no gubernamentales apunta a recolectar cuerpos y la basura dejada por los escaladores, que abandonan botellas de oxígeno, tiendas de campaña, escaleras, latas, envoltorios y bolsas cargadas con heces en los campamentos cada temporada de escalada.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.