El Parque Nacional Mirador Río Azul es una de las áreas protegidas más importantes en Petén, departamento que es característico por su abundante riqueza en flora y fauna, algo que gusta mucho a los turistas nacionales y extranjeros.

Los bosques también son áreas protegidas, pero en las últimas semanas se han puesto en riesgo debido a la invasión de varios taladores mexicanos que cruzan la frontera y llegan con motosierras y herramientas especiales a talar árboles de hormigo, principalmente.

Por ser un área protegida, El Parque ha generado mucha preocupación últimamente, ya que no han habido acciones concretas para frenar esta situación. FUNDAECO ha reportado varias veces lo ocurrido, pero las autoridades no han realizado esfuerzos suficientes para detener la tala ilegal.

En el tercer trimestre del 2018 capturaron a varios leñadores mexicanos que pretendían invadir Petén para realizar estas acciones. Sin embargo, las acciones no han sido constantes y a inicios del 2019 continúa el mismo problema.

Francisco Asturias, quien está al frente de FUNDAECO, declaró que el Ejército no realiza patrullajes debido a falta de insumos como gasolina, comida, y otros suplementos básicos para cuidar del lugar.

Fotografía: Rony Véliz, Fundaeco.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.